Locución

Mi experiencia con el micrófono usb Yeti

¿Por qué comprar el micrófono usb Yeti?

Ya de bien pequeñita aprovechaba cada ocasión que tenía para entrevistar a mis familiares. Los perseguía insistentemente por casa con un radiocasete, presentaba mi programa de radio ficticio y grababa su intervención. Por aquél entonces no era más que un juego, pero más tarde se convirtió en mi pasión y mi profesión.

Por eso puedo decir que siempre he querido tener mi propio estudio de radio, algo costoso e inalcanzable hace algunos años, pero ahora es factible gracias a Internet.

Así que en cuanto tuve oportunidad me puse manos a la obra. Al principio, un amigo me prestó un micro convencional y me hice con un cable “mágico”, un adaptador que me permitía conectarlo directamente a mi ordenador. No recuerdo dónde lo compré, pero es similar a éste.

Así fue como empecé a probar y a grabar cuñas publicitarias para diferentes emisoras de radio desde mi propia casa. Pero el caso es que el resultado no me convencía del todo. Quería mejorar la calidad del sonido. Así que investigué, consulté con conocidos expertos en audio, gente del audiovisual y finalmente, alguien me habló de la existencia de los micros usb.

Eso sí que fue un gran descubrimiento: ¡un micrófono que se conecta directamente al ordenador a través de un cable con salida usb!

Me recomendaron uno en concreto: Yeti de Blue, que además es precioso. Así que en cuanto pude (tuve que ahorrar un poquito porque cuesta alrededor de 140€) me hice con él a través de Amazon.

Llegó en seguida así que me puse muy contenta. Y lo primero que me llamó la atención fue su caja. Con infografías y fotos podemos conocer de un solo vistazo los cuatro modos de uso del micrófono y hasta las dos acepciones que ahora admite el término “yeti”: la criatura legendaria… y esta magnífica herramienta de grabación de la que hablamos.

Pero es que además es muy intuitivo y fácil de usar. Basta con conectarlo y el propio pc ya lo detecta (yo tengo Windows 10). Hay que seleccionarlo como opción preferente de recogida de audio (configuración de Windows->sonido->elige el dispositivo de entrada) y ya puedes hacer tu primera grabación con el programa que utilices (existen muchos: WavePad, Audacity, Adobe Audition, etc.).

Ofrece cuatro patrones de registro, pero yo siempre utilizo el modo cardioide, que es el recomendado para podcasts y ya os digo que suena genial. Aunque para mejorar el resultado final yo invertí también en una pantalla de aislamiento acústico y una funda de espuma.

Puedes comprobar cómo suena escuchando algunos de mis trabajos realizados en el apartado ESCUCHA de esta página. Y también preguntarme lo que quieras abajo en los comentarios. Estaré encantada de resolver tus dudas.

Y si ya has probado o usas el micrófono usb Yeti cuéntame tu experiencia. Lo cierto es que me gustaría volver a “verte”. ¿Te SUSCRIBES?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *