Locución

Cómo cuidar la voz

 ¿Tienes que hablar mucho en tu trabajo y no sabes cómo debes cuidar tu voz?

Cuidar la voz es fundamental. Es un utensilio clave en muchos empleos y uno de los aspectos que nos define. Que levante la mano quien se haya enamorado alguna vez de una voz. Bien, veo que no soy la única. Es un sentimiento maravilloso, ¿verdad?

Los locutores entran en nuestra vida a través de la radio y nos hablan directamente al oído. La confianza que se genera es inmediata y queremos volver a escuchar día tras día ese sonido mágico que nos inspira y que, muchas veces, hasta nos tranquiliza.

Lo confieso. Yo caí cuando era pequeña. Escuché a Paloma Serrano en el programa 100 segundos en Cadena 100 y me enganché tanto como al chocolate Milka (de esto hablaremos en otro momento si os apetece, porque también tiene tela).

Ya sé… estoy hablando del Pleistoceno… pero es que ahí surgió una gran pasión que años más tarde me hizo estudiar Periodismo y me llevó a convertirme en locutora profesional. Casi nada. Da hasta vértigo colgarse esta etiqueta. Pero ése es mi trabajo.

Y la voz, mi herramienta y mi sello personal. Y también el de mis compañeros de profesión. Por eso es necesario cuidarla. ¿Pero… cómo hacerlo? Ahí van algunos tips (consejillos) que yo utilizo para cuidar mi voz:

  • Bebe sorbos de agua cada poco tiempo.
  • Nada de tabaco (prohibidísimo).
  • Toma miel al empezar el día o bien por las noches (basta con una cucharada pero si añades un par a una taza de leche bien calentita la combinación ya es de diez) .
  • Ingiere infusiones a menudo (las que llevan jengibre o las de tomillo son las más adecuadas).
  • No grites (forzar la voz en lugares ruidosos como los bares o el transporte público… o cantar tus canciones favoritas en un concierto pueden acabar en afonía (aunque el término correcto sería disfonía).
  • Cubre tu garganta con un pañuelo o bufanda en los momentos más fríos del día (por la mañana temprano y al oscurecer).
  • Pon la mente en blanco, intenta desconectar, dejar atrás las preocupaciones del día a día y dormir lo suficiente (lo recomendable son 8 horas diarias).

Seguramente, ya haces todo esto a diario. Son hábitos de higiene vocal muy sencillos y válidos para todo el mundo, no sólo para locutores. Es más, existen infinidad de profesiones en las que la voz es un factor fundamental. Es el caso de los profesores, conferenciantes, actores, presentadores… y no nos olvidemos de los cantantes.

Si estás en uno de estos sectores y estás leyendo, puedes contarme tu experiencia. ¿Qué recomiendas que hagamos para cuidar nuestra herramienta principal y aprovechar al máximo su potencial? Mientras piensas y comentas, me gustaría acabar con algo que creo que es importante:

Si a pesar de extremar al máximo el cuidado notas algún tipo de molestia o dificultad a la hora de respirar, tragar o expresarte, la mejor opción será siempre acudir a un especialista (médico y/o logopeda).

Espero haberte ayudado a incluir en tu día a día una rutina para cuidar tu voz. Gracias por tu lectura. Tengo muchas ganas de leer tus comentarios y… ¡nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *